Nuestra bodega de la Rioja fue construida y fue la bodega originaria de Laguinilla. Es una bodega típicamente riojano, donde el 60% de la bodega está bajo tierra. La construcción de la bodega es muy sólida, y al tener un espesor de pared muy ancho permite aislar de manera natural la bodega.

La bodega está dividida en 3 plantas: En la primera planta tenemos un subterráneo que hay 76 depósitos de epoxi, que sirven para fermentar, para hacer las fermentaciones malolácticas y para almacenar el vino.

El envejecimiento en barrica es un proceso que cuidamos mucho. Usamos barricas de roble francés y americano que renovamos cada poco tiempo.

También tenemos nuestras cubas y botellero, donde envejecen nuestras botellas.

Nuestra bodega tiene 76 depósitos bajo tierra para mantener las mejores condiciones de temperatura y humedad. Estos depósitos tienen distintas capacidades: desde 12.000 a 76.000 litros.

En la segunda planta, tenemos los depósitos para el embotellado de vino y toda la logística que nos ayuda a su preparación.

Nuestros métodos de envejecimiento siguen el procedimiento ancestral original de la bodega y las combinamos con las tecnologías más avanzadas para conseguir vino con color muy perfumado, con mucho cuerpo y muy elegantes al final de boca.

Tenemos un muelle de carga para recepcionar rápidamente todos los pedidos, de manera que los clientes puedan recibir recibir en el tiempo previsto las cajas de vino. Para nosotros la preparación de los pedidos con cuidado y con mimo es algo que llevamos haciendo más de 30 años.

En la tercera planta, la sala de arriba, la utilizamos para almacenar cartón, cajas, corcho, tapones, y las botellas. Aparte, tenemos un anexo donde hay un restaurante y una casa.

En el restaurante de nuestra bodega hemos realzado comidas para muchos clientes que han podido disfrutar de nuestros vinos.